El EVP de tu Empresa: Qué Es y Cómo Construirlo

Si te encuentras ahora mismo planificando la estrategia de Employer Branding para tu empresa, y no sabes por dónde empezar, lo primero que debes tener en cuenta es definir la Propuesta de Valor al Empleado, o EVP.

¿Qué es el EVP?

El EVP (Employee Value Proposition en inglés) es el conjunto de promesas que ofrece una empresa a sus empleados y candidatos a cambio de su talento y compromiso. 

Esta propuesta de valor representa los valores, comportamientos y beneficios que definen a una empresa, los cuales son compartidos por todos los empleados y anhelados por los candidatos.

Dependiendo de la organización, estas promesas pueden incluir: tener oportunidades de crecimiento profesional y personal, poder conciliar vida profesional y laboral, trabajar en un ambiente colaborativo o, incluso, ayudar a la compañía a cumplir su propósito con el que te sientes muy identificado.

¿Por qué un EVP?

Hoy día, para construir una marca empleadora, es clave entender y saber quién eres como empresa. De esta manera podrás transmitir el mensaje a tus empleados y candidatos con autenticidad y credibilidad.

Hazte las siguientes preguntas: 

  • ¿Qué hace a nuestra empresa única?
  • ¿Por qué los colaboradores continúan trabajando con nosotros? 
  • ¿Por qué eligieron nuestra empresa como lugar idóneo para trabajar?
  • ¿Cómo explicarías a los demás que significa formar parte de la empresa? 
  • ¿Cómo podemos mejorar el día a día del empleado no sólo dentro de la empresa, sino fuera también?

Para poder dar respuesta a estas preguntas tendrás que hacer un trabajo de investigación.

Características del EVP

A la hora de construir el EVP de tu empresa, éste debe ser:

Auténtico: define quiénes sois realmente y se construye a partir de la percepción real de los colaboradores. 

Coherente: debe estar alineado con lo que percibe la gente de la empresa y con lo que experimentan los candidatos. Esa coherencia fortalece la marca empleadora de la compañía.

Relevante: agrupa valores, comportamientos y beneficios de la empresa que son relevantes para el talento externo y con los que puedan sentirse identificados.

Diferenciador: sin perder su autenticidad, diferenciará tu empresa de la competencia. 

Construcción del EVP

Para crear un EVP auténtico, coherente, relevante y diferenciador, debes ir directamente a la fuente: los colaboradores y los candidatos. Este trabajo de investigación te llevará un tiempo, deberás involucrar a toda las personas de la organización y podrás extraer los datos con encuestas internas, encuestas externas y grupos focales.

Encuestas y entrevistas

Puedes dividir las encuestas y entrevistas entre diferentes clusters:

  • Encuestas internas y grupos focales
    • Áreas funcionales
    • Seniority
    • Unidades de negocio
    • Generaciones (Millennial, Gen Z…)

El tipo de preguntas pueden ser tanto abiertas ( “Qué significa para ti formar parte de la empresa”) como preguntas cerradas ( “Recomendarías la empresa a un amigo”).

  • Encuestas externas
    • Antiguos candidatos que no pasaron el proceso de selección
    • Stakeholders

De los sentimientos, percepciones y frases que vas recabando vas creando una serie de pilares (ej: sostenibilidad, trabajo en equipo, innovación …) que luego analizarás y concretarás en un comité.

Comité

Con los datos y el conocimiento obtenido sobre lo que las personas sienten realmente y cómo perciben la empresa, invitarás a crear un comité. En este comité involucrarás a personas de dirección para extraer conclusiones y tomar decisiones sobre cómo enfocar el primer prototipo de EVP. 

Una vez sentadas las bases del EVP, el siguiente paso es planificar la estrategia de Employer Branding.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *