Por Qué las Oficinas no van a Desaparecer

En una época inédita en nuestras vidas a causa del COVID-19, la cuarentena ha puesto a prueba las empresas que antes no consideraban el teletrabajo como opción. Muchos colaboradores, de la noche a la mañana, se vieron forzados a trabajar de una manera a la que no estaban acostumbrados. A la vez que compartían espacio las 24 horas con cónyuges, parejas o niños pequeños, tenían que cumplir con responsabilidades y deadlines. Aún así tengo la sensación que las personas han respondido con cierto nivel de efectividad.

Sin duda, el teletrabajo ha llegado para quedarse. Pero, ¿esto significa que van a desaparecer las oficinas?

Yo creo que no.

Comparto contigo mi experiencia personal

Hace unos años contraté una persona que se sentía totalmente identificada con los valores de la empresa. Ponía pasión y tesón en cada tarea que realizaba. Yo supe desde el principio que ella era el perfil de colaboradora que la empresa necesitaba. Como bien dice Víctor la actitud multiplica, pero si además ese nivel de actitud se mantiene y crece durante los años, tienes en tu plantilla un auténtico diamante. Tres más como ella, con su misma involucración y potencial, pondrían a la empresa en órbita y más allá.

Es que además no sólo ponía pasión en su trabajo como tal, sino que también transmitía esa misma vitalidad y alegría al resto de miembros del equipo. Ese buen ambiente en la oficina daba pie a conversaciones productivas, que más tarde se convertirían en proyectos de éxito en la empresa.

Una mañana vino a comentarme que por razones personales debía irse una temporada fuera de la ciudad. Por razones obvias, llegamos a un acuerdo para que siguiera vinculada a la empresa mediante el teletrabajo. Sus palabras fueron “mi involucración con la empresa no va a bajar y el nivel de trabajo va a seguir siendo igual de alto”. Pues bien, su involucración con la empresa bajó y el nivel de trabajo pasó a ser deficiente, incluso pobre.

4 razones que me llevan a pensar porqué las oficinas no van a desaparecer.

Esta experiencia me enseñó que la oficina no va a desaparecer del todo, por las siguientes razones:

1. Favorece la comunicación espontánea

La espontaneidad y la comunicación en tiempo real son necesarias para el trabajo en equipo productivo y para crear relaciones significativas y de confianza entre compañeros. De la otra manera, se limita el intercambio fluido de información y hace que las personas guarden sus ideas para sí mismas, ralentizando la innovación y creatividad dentro de las empresas. Estar juntos físicamente es mucho más efectivo para estimular el pensamiento, aprender de los demás, crear nuevas ideas a raíz de los demás, fomentar la colaboración y resolver problemas.

Un estudio realizado por Harvard Business Review y Humanyze, un proveedor de software de análisis, mostró que aquellos que teletrabajaban comunicaban casi un 80% menos sobre sus tareas que los miembros del equipo que trabajaban en la misma oficina.

2. Refuerza el sentimiento de pertenencia.

Estar juntos en la oficina mantiene vivo el sentimiento de pertenencia. La oficina representa ese espacio común que cohesiona a un grupo de personas con un propósito compartido y que reman en la misma dirección.

La experiencia física del lugar ayuda a fomentar esta sensación de estar juntos en el mismo barco. La sensación de que tanta gente está en un solo lugar compartiendo la misma experiencia transmite energía de unos a otros. Estar juntos de manera virtual pueden darse situaciones varias: algunas personas están comprometidas, otras distraídas, otras con múltiples tareas y otras tienen dificultades técnicas.

3. Beneficioso para la mente

Salir de casa es fundamental para la salud mental, necesitamos la estimulación que proviene de una variedad de experiencias y escenarios. La oficina es uno de estos. La separación física del trabajo-hogar permite asociar las responsabilidades laborales a un lugar que no es el hogar, para que luego te puedas enfocar a tu vida familiar y personal. Unir ambos mundo en el mismo sitio llevará a situaciones donde las responsabilidades y emociones de cada uno se puedan mezclar. Salir de casa para ir a la oficina te permite concentrarte mejor en el trabajo y marcar unos límites entre ambos mundos que benefician también a tu rutina diaria.

Además de la variedad que necesita nuestra mente, la interacción con otras personas tiene beneficios para nuestra salud. Somos animales sociales y anhelamos conexiones con otras personas. Ya lo hemos vivido durante la cuarentena. Como indica Dr. Mario Alonso Puig, cuando nos encontramos con otros seres humanos, el cerebro segrega Betaendorfinas, neurotransmisores que alivian el dolor, y la hormona Oxitocina, la hormona que protege al corazón y reduce el colesterol.

Todos necesitamos algún nivel de conexión, y la interacción con otros contribuye a todo tipo de bienestar, incluidos los físicos, cognitivos y emocionales. Estudios han demostrado que las personas que cuentan con el apoyo de familiares y amigos son más felices, tienen menos problemas de salud y viven más tiempo.

4. Atrae talento

Gran parte de la cultura de una empresa es intangible, y la oficina es una forma poderosa de dar visibilidad a los valores de tu empresa. Las nuevas generaciones buscan lugares de trabajo donde se favorezca la colaboración y la conexión.

¿Tú que crees? ¿Van a desaparecer las oficinas?

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *