El Primer Día de un Nuevo Colaborador en tu Empresa

El proceso de onboarding forma parte de tu estrategia de employer branding.

El primer día de una nueva etapa en nuestra vida es un día que marcamos en el calendario. El primer día de colegio, de universidad, del nuevo trabajo… Es por ello que debes cuidar cada detalle la incorporación de un nuevo miembro del equipo y darle la mejor la bienvenida posible. 

Los días anteriores a la incorporación

El nuevo colaborador va a ir a un entorno nuevo y desconocido. Un día antes puedes llamarle o enviarle un email para explicarle en qué va a consistir su primera jornada en la empresa. Al mismo tiempo manda un email a todos los miembros del equipo para que esté preparado, sepan el nombre de la nueva incorporación, sus estudios, hobbies y qué rol va a ocupar dentro de la empresa.

El mismo día

Al entrar por la puerta, el colaborador mira con ojos de primerizo, con los ojos del turista recién aterrizado. Todo lo que ve y percibe, con sus cincos sentidos, es nuevo y excitante. Busca las evidencias para confirmar que no se ha equivocado en su decisión y ése es el lugar donde quiere estar. 

En tu misión para que “el nuevo” se sienta uno más, preséntale al equipo, enséñale las instalaciones, e incluso tener un detalle como una tarjeta de bienvenida firmada por todos los integrantes del equipo. Es recomendable ayudar al nuevo integrante a aprenderse los nombres y puesto de trabajo de sus compañeros. Todo detalle cuenta, te diferenciarás de aquellas empresas que no dan importancia a este primer día de bienvenida y el único tour que se realiza es hacia la mesa de trabajo. 

Aségurate que cuando llegue a su puesto de trabajo esté todo preparado (ordenador, tarjetas de visita, email…), para que pueda ubicarse en la empresa y tenga todas las herramientas necesarias para empezar a trabajar.  De lo contrario, puede dar una mala imagen a la empresa y que no siente bien al colaborador. Además, para ayudarle en su integración en la empresa, es buena idea asignarle un buddy que pueda resolver todas sus dudas. 

Proporciona de forma dosificada la información al nuevo empleado para que su curva de aprendizaje sea más corta y puede sentirse útil y productivo en la empresa.  Es necesario contar con diversos formatos de capacitación, como manuales, vídeos o cursos. 

En cuanto a sus funciones dentro de la empresa, hay que ser muy claro con él en lo que debe hacer y lo que se espera de él. La falta de claridad puede llevar a que el empleado se frustre por no cumplir con estas expectativas.

Fija unos objetivos para el tiempo de adaptación. El candidato entenderá qué se espera de él y podrás realizar un seguimiento sobre su rendimiento durante los primeros meses en la empresa.  

Durante los primeros tres meses 

Dale feedback regular para que sienta que hay un acompañamiento en su aprendizaje. Te diferenciarás de aquellas empresas que dan instrucciones con la intención de que el recién incorporado entienda todo el mismo día, moleste lo menos posible y sólo reciba feedback cuando esté completamente perdido o no esté haciendo bien sus funciones. Es importante dosificarle la información y realizar un seguimiento. 

La cultura y los valores de empresa

En el proceso de onboarding se debe tener en cuenta la cultura de la empresa y el ambiente de trabajo donde va a integrarse el nuevo empleado. Durante el proceso de adaptación, es importante que entienda los comportamientos y conductas que reflejan los valores y la cultura de la empresa.

Cada detalle cuenta para que la integración de un nuevo colaborador sea lo más satisfactoria y efectiva posible.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *