Delegar es Liderazgo … Y Employer Branding

Saber delegar en el ámbito profesional es una habilidad esencial en los puestos de liderazgo que puede ayudar a aumentar la motivación del equipo y la productividad de la empresa.

Pero existen ciertos miedos, ¿por qué?

A primera vista, delegar puede suponer un riesgo porque surgen dudas. ¿Podrán/sabrán hacer el trabajo? ó ¿lo harán bien? Sin embargo, si consigues vencer tu miedos y aprendes a delegar responsabilidades a otros compañeros experimentarás de primera sus beneficios. No sólo aumentará la productividad del negocio, sino que también disminuirá tu carga laboral, cumpliendo con fechas de entrega y sin sentimiento de quemarte. En definitiva, la empresa gana y tu calidad de vida también.

Qué es delegar

Delegar es asignar una o diferentes tareas a otro colaborador y que éste se comprometa a realizarlas con diligencia con el fin de obtener los mejores resultados.

Sin lugar a dudas, el ambiente de trabajo mejora cuando se aprende a delegar funciones y aporta numerosos beneficios, como por ejemplo:

  • Mayor motivación y compromiso por parte de todos los miembros del equipo.
  • Se fomenta un ambiente de colaboración y responsabilidad.
  • Se aprovechan todos los conocimientos y habilidades de los trabajadores.
  • Al repartir las tareas se reduce el estrés y la saturación.
  • Se dispone de más tiempo libre.

En definitiva, delegar en el trabajo es un acierto ya que obtendrás mejores resultados tanto laborales como personales. Y la empresa se verá beneficiada.

Los miedos más comunes a la hora de delegar y cómo debes afrontarlos 

“No van a poder hacer el trabajo”, “no lo harán bien”, “no sabré manejar el equipo”, “no quiero convertirme en un jefe controlador”, “me sentiré incómodo y fuera de control” o “el trabajo no se hará como a mi me gusta”. 

Estos son los miedos más comunes que aparecen en tu mente a la hora de delegar, lo más importante es saber identificarlos y gestionarlos para delegar de la mejor manera posible:

  1. Una vez has identificado tu miedo, trata de entender por qué aparece y toma las medidas para evitar que te domine. Establece reuniones periódicas, desarrolla la confianza y admiración hacia tus compañeros o ten presente los beneficios que el delegar aporta a tu vida profesional y personal.
  2. Mantén la calma en todo momento, te ayudará a tomar mejores decisiones en cada momento y transmitirás serenidad a tu equipo.
  3. Confía en ti mismo y confía en tu equipo. Selecciona a las personas que tu crees que son las adecuadas para desarrollar ese trabajo.
  4. Expón de manera clara cuáles son las tareas a realizar, las metas que queréis alcanzar y, si es necesario, explica de manera detallada cómo quieres que los miembros de tu equipo hagan las tareas.
  5. Deja espacio para que puedan llevar las tareas a cabo y mantén siempre abierta vías de comunicación, de esta manera desarrollarás un liderazgo cercano y accesible con el que ayudarás a resolver sus dudas y estarás al día de los proyectos sin que tu equipo se sienta controlado. 

Las consecuencias de no delegar 

El resultado de no querer delegar el trabajo en otros miembros del equipo, y hacer todo el trabajo por ti mismo, puede llevarte a un gran desgaste físico y mental. En el día a día te sentirás estresado y frustrado, disminuirá tu calidad de sueño, disminuirá tu productividad, limitarás el crecimiento a los demás y cada día que pase estarás más cerca del burnout. 

Cómo conclusión, delegar y confiar en tus compañeros invitará a un ambiente de colaboración y compromiso en la empresa. Y tu calidad de vida mejorará.

¿Crees que delegar es una habilidad de liderazgo?

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *