Cómo Ser un Buen Líder Trabajando desde Casa

El lugar de trabajo cambiado ha.

¿Quíen no ha visto a Yoda dar consejos a través de los hologramas?

En una Galaxia muy lejana, el Jedi más sabio ya conocía las bondades de trabajar de manera remota. No importaba donde estuviera, él no dejaba de compartir sus conocimientos con sus padawans, o aprendices.

Aquí en la Tierra…

Estamos en medio de una pandemia. El lugar de trabajo está cambiando y, con ello, la forma de gestionar equipos. Desde que el coronavirus irrumpió en nuestras vidas, los hogares han pasado a ser nuestras oficinas y el teletrabajo se ha erigido como uno de los grandes protagonistas.

Este territorio conocido para algunas empresas, y totalmente nuevo para otras, presenta nuevos retos.

Uno de ellos es mantener a los colaboradores motivados.

Cómo ser un buen líder trabajando desde casa

El compromiso de un colaborador representa su nivel de conexión con el equipo, el puesto y la empresa.

La diferencia entre la implicación de un colaborador y otro queda patente cuando uno va más allá, dando lo mejor de sí mismo, y otro sólo cumple con sus tareas para recibir su salario a final de mes.

¿Te imaginas a un padawan haciendo sus ejercicios con la espada láser sólo por cumplir?

La dura realidad es que los empleados, trabajando desde casa, corren un mayor riesgo de desconexión con la empresa y el resto de compañeros. 

Se puede dar la siguiente situación:

Menos comunicación. Menos ideas compartidas. Los empleados empiezan a olvidar que forman parte de un equipo y que trabajan juntos por un objetivo en común. 

Un estudio de Harvard Business Review y Humanyze, señala que aquellos que trabajan desde casa comunican casi un 80% menos sobre sus tareas que aquellos miembros del equipo que trabajan desde la oficina.

Diferencias entre un colaborador motivado y otro desmotivado

¿Qué tenían en común los Jedis?

Un propósito (mantener la paz y el orden en la Galaxia) y las ganas de seguir aprendiendo y mejorando en sus puestos de trabajo.

El colaborador motivado:

  • Pone toda su concentración, creatividad y energía en su trabajo.
  • Crea un ambiente positivo y colaborativo a su alrededor.
  • Siente que cumple su propósito y es feliz.
  • Propone nuevas ideas o sugerencias con el fin de ayudar a la empresa a mejorar.
  • Soluciona los problemas con celeridad.
  • Da un servicio impecable a los clientes.
  • Lleva el nombre de la empresa con orgullo allá donde vaya

El colaborador desmotivado:

  • Realiza el esfuerzo mínimo para cumplir con su tarea u objetivo.
  • No es feliz en su trabajo.
  • Se queja con frecuencia.
  • Evita realizar tareas que le saquen de la zona de confort.
  • No ayuda a los compañeros.
  • No da el mejor servicio a los clientes.
  • Crea un ambiente incómodo con el resto de compañeros.
  • Puede originar una dinámica tóxica dentro del grupo.

5 consejos para ser un buen líder trabajando desde casa

El buen líder mantiene a sus colaboradores motivados y comprometidos con los objetivos de la empresa.

1. Comunica, comunica y comunica

Comunica más de la cuenta. Que tu equipo sienta que estás ahí. 

No confundas exceso de comunicación con exceso de control.

Establece como prioridad reuniones semanales a través de plataformas de videollamada como Zoom, GoToMeeting o Webex. El cara a cara, aunque sea a través de una pantalla, te permite comunicar de manera cercana y con más claridad. Estas reuniones pueden ser de manera grupal y/o individual.

También puedes usar aplicaciones como Slack, la intranet de la empresa o el correo electrónico para comunicaciones diarias.

Mantén vías de comunicación abiertas en ambas direcciones para una conversación fluida y transparente con tu equipo.

2. Muestra empatía

Estamos viviendo una época sin precedentes. 

En un momento dado, alguien de tu equipo se verá sobrepasado por la incertidumbre y el estrés adherido a las nuevas circunstancias.

Trabajar desde casa. Colegio de los niños. Familiar con coronavirus. 

Sin perder de vista los objetivos de la empresa, ten presente que estamos en medio de una pandemia. Un rasgo característico del buen líder, y más en épocas de crisis, es su inteligencia emocional a la hora de gestionar tanto sus propias emociones como las de los demás.

Acompaña. 

Ofrece tu ayuda y comprensión. 

Ten reuniones individuales. 

Sé flexible.

Hoy es él/ella. Mañana puedes ser tú.

3. Establece objetivos claros

Antes del coronavirus, la sensación de falta de control era uno de los motivos que impedían a las empresas apostar por el teletrabajo

¿Cómo sé si los colaboradores están haciendo su trabajo? 

Esa desconfianza podía llevarte a pensar que, en lugar de estar trabajando, estos estarían el cine, jugando al pádel o sentandos en un bar tomándose una cerveza. 

Una manera de mantener a tu equipo motivado y productivo es estableciendo objetivos claros.

En lugar de ejercer un liderazgo de control estricto, define unos objetivos mensuales o semanales. 

Los objetivos han de ser SMART (eSpecíficos, Medibles, Alcanzables, Realistas y acotados en el Tiempo).

Una vez has establecido los objetivos, tu siguiente paso es comunicarlos con nitidez para que los miembros de tu equipo tengan toda la información necesaria para lograrlos. 

Ahora sólo necesitas saber si llegan a la meta o no.

4. Fomenta la autonomía 

Una vez has establecido y comunicado los objetivos, da espacio a tu equipo para que pueda cumplir su cometido de manera autónoma y responsable.

Confía en tu equipo. No caigas en la tentación del micromanagement por si lo hacen de manera diferente a cómo lo harías tú.

Utiliza las vías de comunicación que has abierto para estar presente, respondiendo dudas y dando feedback de manera regular a aquellos que necesiten orientación o se desvíen del objetivo. 

5. Refuerza el sentimiento de equipo

No todo es trabajo. O teletrabajo.

Con el tiempo, el sentimiento de soledad frente al ordenador empieza a ser habitual. Y existe el peligro que los empleados empiecen a olvidarse que forman parte de un equipo. 

Tu labor como buen líder es que no se olviden.

Crea canales y espacios para que tus empleados puedan compartir experiencias, desestresarse y conectar de la misma manera cómo si estuvieran en el momento del café en la oficina.

  • Invita a tus colaboradores a reservar una hora en Zoom con fin lúdico. 
  • Crea un hashtag para Twitter o Instagram, en el que cada uno publique fotos sobre alguna temática no relacionada al trabajo. 
  • Lanza un sorteo o competición en la intranet de la empresa. 

Si eres un líder auténtico, honesto y que se preocupa por abrir vías de comunicación en ambas direcciones, el equipo puede salir de esta situación más conectado que nunca.

¿Qué haces para ser un buen líder trabajando desde casa? 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *